¿Se siente?

Después de la colocación del endoceptivo la paciente no lo va a sentir en absoluto, incluso durante el ejercicio vigoroso o la relación sexual.

Los hilos, que son utilizados para remover el endoceptivo, se cortan de un tamaño adecuado, 2 ó 3 cm por fuera del cuello uterino. Esto significa que un endoceptivo correctamente colocado no interfiere con las actividades diarias ni con las relaciones sexuales. Rara vez la pareja de la paciente puede sentir los hilos durante la relación sexual.