Mi paciente tiene hijos y puede ser que quiera tener más

El endoceptivo es un método ideal de anticoncepción entre dos hijos (ver: El endoceptivo durante la lactancia). Como es efectivo hasta por cinco años, ofrece la eficacia y seguridad que busca hasta que su paciente quiera volver a embarazarse.

Y su paciente no tiene que preocuparse por la anticoncepción cada día o mes ofrece la tranquilidad mental que ella necesita para cuidar de su hijo o hijos sin tener que preocuparse acerca de quedar embarazada. El hecho de que el endoceptivo hace que la menstruación sea más corta, menos intensa y menos dolorosa seguramente también es una ventaja que se agradece de este método anticonceptivo.

Si su paciente acaba de tener un bebé, el endoceptivo puede ser un método anticonceptivo ideal para ella ya que querrá un método anticonceptivo que sea simple, efectivo y que le dé la tranquilidad mental que le permita adaptarse a la agitada rutina de tener un hijo recién nacido.

Si quiere tener más hijos en un futuro, a su paciente le parecerá tranquilizador saber que se puede retirar el endoceptivo en cualquier momento y que la fertilidad regresará a la normalidad después de haberlo retirado.

En estudios a gran escala, el porcentaje de mujeres que se embarazó durante el año siguiente al retiro del endoceptivo fue el mismo porcentaje de las mujeres que habían estado usando previamente un dispositivo de cobre.

Endoceptivo durante la lactancia

El amamantar es causa de que no se presente la menstruación en la nueva madre, sin embargo, el esperar hasta que la menstruación regrese para iniciar un método anticonceptivo puede poner a la paciente en riesgo de un embarazo no planificado. Si junto con la paciente decide que el endoceptivo es el método de elección, las inserciones postparto deberán realizarse luego de que el útero haya involucionado completamente; en todo caso no deberán efectuarse antes de 6 semanas después del parto.

Un hecho muy importante es que el endoceptivo no contiene estrógenos, por lo cual se puede utilizar durante la lactancia. Debido a su acción local, sólo una muy pequeña cantidad de la hormona del endoceptivo pasa hacia la sangre y una cantidad aun menor pasa a la leche materna (0,1%). Los estudios han mostrado que esto no afecta la producción de leche y lo que es más importante, se ha demostrado que no afecta el crecimiento ni el desarrollo del lactante.

Regresar